Tratamientos. FIV. Fertilizacón in-vitro convencional

La fertilización in-vitro convencional es una técnica de laboratorio que tiene como propósito la unión de un óvulo con un espermatozoide para originar un embrión. Para este procedimiento la paciente deberá realizar un tratamiento hormonal inyectable durante varios días (aproximadamente 10-12 días) para estimular el desarrollo de múltiples folículos en el ovario. Este proceso será controlado por el médico con ecografías transvaginales y análisis de hormonas en sangre: monitoreo de la ovulación. Una vez que el médico constate que los folículos han alcanzado un tamaño peri-ovulatorio y el endometrio tiene un grosor y aspecto adecuado se le indicará a la paciente que se aplique una última inyección, y a partir de éste momento se coordinará la punción ovárica. La punción de los ovarios se realiza con anestesia y con control ecográfico, por vía vaginal. De esta manera se realizará la aspiración de cada uno de los folículos que se hayan desarrollado. El líquido folicular obtenido se entregará a un biólogo (presente en el mismo acto), quien inspeccionará el fluido en el microscopio e informará la presencia del óvulo. Ya en el laboratorio, los óvulos recuperados serán incubados durante unas pocas horas y luego se procederá a realizar la Fertilización in-vitro (FIV) convencional propiamente dicha. La muestra de semen será procesada de la misma manera que para una inseminación. Los biólogos pondrán un número importante de espermatozoides alrededor de cada uno de los óvulos. A partir de este momento se los deja juntos en una estufa en el laboratorio durante unas 14 horas aproximadamente. En este periodo de tiempo los espermatozoides deben ser capaces de producir distintas reacciones específicas en la cercanía del óvulo necesarias para despejar las células que rodean al ovocito y facilitar así, que solo un espermatozoide pueda penetrar al óvulo.

Una vez que el espermatozoide fecundó al óvulo es posible ver con un microscopio los dos núcleos (femenino y masculino = embrión de 2 pronúcleos) dentro del ovocito. Este proceso es el de Fertilización.

Los embriones que se han formado proseguirán su proceso de división celular, pudiendo tener entre 2 a 4 células a las 48 hs de la punción. A las 72hs. es esperable que ese embrión contenga entre 6 a 8 células. En el 4to. post fecundación el embrión adquiere el estadió de Mórula (con 16-32 células) y entre el 5to. a 6to. día de ser fecundado el embrión alcanza su estadío de Blastocisto. En cualquiera de estos estadios de desarrollo del embrión es posible realizar la transferencia embrionaria.

Es recomendable realizar una fertilización in-vitro convencional cuando:

• Se han efectuado múltiples inseminaciones sin logro de embarazo, inclusive aquellos casos que fueron diagnosticados como esterilidad sin causa aparente (ESCA).
• En casos donde el paciente presenta una deficiente movilidad, cantidad y/o forma de los espermatozoides.
• Cuando la paciente presenta obstrucción u otro tipo de patologías en las trompas de Falopio.
• Deberán ser evaluados los casos de: endometriosis, poliquistosis ovárica, antecedentes de múltiples cirugías abdominales en la mujer, etc.



Coberturas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *