Cuando Consultar

Se aconseja consultar a toda pareja que luego de un año de relaciones sexuales regulares (2-3 veces por semana) sin protección, no ha logrado el embarazo.

Sin embargo, existen situaciones especiales que se relacionan con infertilidad y que justifican iniciar el estudio de la pareja más tempranamente. Ejemplos de estos casos en la mujer son la presencia de endometriosis, alteraciones del ciclo menstrual o poliquistosis ovárica, trastornos en las trompas de Falopio, antecedentes de cirugí­as y/o infecciones abdominales y/o ginecológicas. En el caso de los hombres, aquellos que presenten varicocele, antecedentes de criptorquí­dea (trastorno en el descenso de los testí­culos durante la infancia), infecciones, cirugi­as y/o traumatismos en la zona genital, exposición a tóxicos (ambientales, tabaco, drogas, etc) y/o calor extremo; deben consultar más precozmente. También cuando uno o ambos miembros de la pareja presente antecedentes de haber tenido algún tipo de cáncer que requirieron radioterapia y/o quimioterapia, la consulta reproductiva debe realizarse rápidamente. Aquellas mujeres de 35 o más años de edad también deben abreviar sus tiempos de espera para consultar a un Especialista en Reproducción, debido a que este grupo de pacientes probablemente encuentren afectada su “potencialidad reproductiva”.

Está fehacientemente comprobado que,a medida que aumenta la edad de la mujer existe un disminución de la posibilidad para lograr un embarazo y, además, se produce un aumento de pérdidas de embarazo.

En cualquiera de las situaciones anteriormente expuestas y en otras, es fundamental consultar lo más precozmente posible, ya que el tiempo es un punto clave en la historia reproductiva de los pacientes.

El médico a consultar debe ser un Médico Especialista en Reproducción, quien se encontrará adecuadamente capacitado para realizar un enfoque dirigido a la problemática de la pareja que lo consulta en el menor tiempo posible.

Cada día son más las pacientes que consultan por infertilidad. La Organización Mundial para la Salud refiere que aproximadamente 8 millones de parejas en el mundo experimenta algún grado de infertilidad; es decir, se estima que una de cada diez parejas que consultan se encuentran afectadas.




Coberturas